Llámenos para programar su consulta hoy mismo: 954-510-3150

Condiciones neurológicas

Los desórdenes neurológicos son todos los tipos de enfermedades relacionados con el cerebro, la espina y los nervios que los conectan. Las condiciones neurológicas comunes incluyen la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad de Parkinson, lesiones en la médula espinal, accidentes cerebrovasculares y lesiones cerebrales traumáticas.

La investigación con células madre ha mostrado gran potencial al tratar estos desórdenes neurológicos comunes. Las células extraídas de la médula ósea y el tejido adiposo pueden reducir el deterioro de las células nerviosas, ayudar a restaurar las funciones celulares y contribuir con procesos antiinflamatorios que ralentizan los síntomas comunes para varias condiciones.

Haga clic en una de las condiciones médicas para leer más información

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una de las más comunes y prevalentes enfermedades neurodegenerativas en el mundo. Se caracteriza por la pérdida y degeneración de las neuronas involucradas en la secreción de dopamina. Los niveles anormales de dopamina pueden perjudicar numerosas funciones neurológicas, incluyendo retrasos en el movimiento, en las reacciones y en la coordinación.

Las investigaciones han mostrado que las células madre mesenquimales (MSCs) pueden ayudar con algunos de los síntomas más comunes de la enfermedad de Parkinson. Un estudio clínico de largo plazo concluyó que el trasplante de células madre condujo a mejoras en síntomas comunes, entre los cuales los síntomas en expresiones faciales, en el andar y en episodios de congelamiento; la investigación también ha mostrado mejoras en otros comportamientos comunes, tales como temblores y problemas de movilidad.

Estos resultados reflejan las cualidades de las MSCs identificadas por los investigadores de células madre. Las células cuentan con propiedades antiinflamatorias e inmunomoduladoras, lo que significa que pueden mitigar los sitios lesionados para ayudar a estimular el cuerpo para sanarse y restaurarse a sí mismo. Lo que esto significa en el caso de Parkinson es que las MSCs trasplantadas pueden dar soporte a la activación de la neurogénesis, la protección y regeneración de neuronas dopaminérgicas dañadas, y la integración de nuevas neuronas en una red funcional.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información

Lesiones en la médula espinal

Las lesiones en la médula espinal pueden cambiar las funciones espinales ya sea temporal o permanentemente. Los cambios pueden trasladarse a una pérdida de funciones y sensaciones musculares, así como disfunciones autonómicas que pueden causar serias discapacidades.

Los estudios muestran que las células madre mesenquimales pueden ayudar a reparar la médula espinal luego de lesiones serias. Trasplantar MSCs al área de la lesión puede llevar a una auto-renovación debida a la naturaleza regenerativa de estas células madre.

Las MSCs pueden dar lugar a células de tipo neural y diferenciarse en distintos linajes celulares. Pueden crear un efecto de paracrina en la moléculas neurotróficas, así como inhibir la apoptosis mediada por H2O2 que ocurre cuando sucede una lesión en la médula espinal. Esto significa que pueden ayudar a rescatar las funciones neurológicas perjudicadas luego de una lesión en la médula espinal, promover la regeneración neural, reemplazar células neurales perdidas y, en general, mejorar la habilidad de las células para sobrevivir.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

También conocida como la enfermedad de Lou Gehrig, la ELA es una enfermedad neurodegenerativa que afecta las funciones neuronales motoras en la corteza motora primaria, el tallo encefálico y la médula espinal. En la ELA, estas áreas del cerebro son afectadas por una rápida degeneración o muerte de las células nerviosas (neurales), un proceso que, finalmente, lleva a una pérdida total de la habilidad de controlar la acción muscular. Actualmente, no existe una terapia efectiva para tratar la ELA, ya que sus propiedades patogénicas permanecen desconocidas. Sin embargo, estudios recientes indican que las células madre mesenquimales (MSCs), que pueden encontrarse en varios tejidos corporales, pueden ser usadas para tratar la degeneración en pacientes con ELA.

Estas células madre mesenquimales pueden ser encontradas en médula ósea y tejido adiposo (grasa), y pueden potencialmente diferenciarse en distintos tipos de célula. En el caso de ELA, estudios recientes han descubierto que las MSCs pueden contribuir a la regulación positiva de linfocitos T, los que son responsables por la modulación del sistema inmune. El trasplante de células, han mostrado los estudios, estimula la producción de estas células madre reguladoras, así como de citoquinas antiinflamatorias, ambas pudiendo ralentizar el progreso de la ELA. Otros estudios han demostrado que las MSCs pueden ayudar a modular la respuesta motora neuronal a la muerte celular y la inflamación, así como regular procesos tóxicos para que exista una disminución general en la muerte celular.

Haga clic en cualquiera de estos artículos para más información

Accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando existe una repentina interrupción del flujo cerebral. El más común de estos es un accidente cerebrovascular isquémico, que es el resultado de una obstrucción dentro de un vaso sanguíneo que suministra oxígeno al cerebro.

Las investigaciones han demostrado que las células madre mesenquimales (MSCs) pueden ayudar a la recuperación en aquellos que han sufrido un accidente cerebrovascular. Las células madre podrían aumentar los niveles de protección cerebral luego del accidente cerebrovascular, así como mejorar las funciones neurológicas cerebrales. Por las cualidades naturalmente antiinflamatorias y regenerativas de estas células madre, las MSCs tienen el potencial de reducir la muerte celular, promoviendo la proliferación celular, y normalizando los cambios inducidos por la isquemia que hayan ocurrido luego del accidente cerebrovascular. Las MSCs también pueden estimular la secreción de citoquinas, y factores tróficos y de crecimiento, todos los cuales son mecanismos activos que juegan un rol esencial en las funciones neurológicas.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información

Lesión cerebral traumática

La lesión cerebral traumática (TBI) es una de las mayores causas de muerte y discapacidad en todo el mundo. Como el nombre lo sugiere, sucede luego de un violento golpe o sacudida en la cabeza o el cuerpo, donde el impacto es lo suficientemente fuerte como para crear una fuerza mecánica que finalmente perjudica la función cerebral normal.

Las células madre mesenquimales (MSCs) derivadas de diferentes tejidos pueden producir factores tróficos y de crecimiento, esenciales en el desarrollo y mantenimiento neurales, tanto in vitro (en un cultivo de laboratorio) como un vivo (dentro de un organismo vivo). Para pacientes con TBI con células cerebrales dañadas, las MSCs han facilitado la producción de estos factores de manera que pueda ocurrir una activación natural de los mecanismos restaurativos internos dentro del cerebro lastimado. Las MSCs también han mostrado la capacidad de restaurar el flujo cerebral al inducir la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información

¿Tiene preguntas? ¡Llámenos!

Nuestro equipo de expertos está aquí para ayudar.

954-510-3150