Llámenos para programar su consulta hoy mismo: 954-510-3150

Condiciones degenerativas

Las condiciones degenerativas ocurren cuando las estructuras de las células dentro de los tejidos y órganos del cuerpo progresivamente se deterioran con el tiempo. A medida que nuestros cuerpos envejecen o nuestros estilos de vida cambian, nuestras células también cambian. Esto es por qué, en ciertos casos, las enfermedades degenerativas son contrastadas con otras complicaciones de salud. Las condiciones degenerativas comunes incluyen insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad degenerativa de disco, diabetes, falla renal crónica e insuficiencia hepática. Las investigaciones clínicas han mostrado que las células madre trasplantadas pueden mejorar las áreas dañadas y ayudar a promover una reparación estructural y funcional, así como trabajar para estimular varios procesos restaurativos.

Haga clic en una condición médica para leer más información

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Los pacientes pueden experimentar mejoras en la función y calidad de sus parámetros de vida. Estudios recientes muestran que las células madre del tejido adiposo reducen la inflamación en los alvéolos de las vías respiratorias, en respuesta a la exposición a humo de cigarrillo u otros elementos irritantes de las vías respiratorias, y también disminuir la muerte de las células pulmonares. Las células madre también tienen el potencial de estimular la formación de nuevos capilares, lo que puede llevar a la reparación de tejidos y el transporte de oxígeno. Las células madre mesenquimales han mostrado la capacidad de reprimir las células T autorreactivas, inhibir la activación macrófaga y la respuesta autoinmune, lo que puede ayudar a mejorar la funcionalidad de los pulmones en pacientes con EPOC. La mejora en la capacidad pulmonar puede ser medida por la capacidad de realizar ejercicio. La mejora de los pacientes también puede ser monitoreada por el Cuestionario Respiratorio de St. George.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

Diabetes

Las células madre mesenquimales (MSCs) encontradas en varios tejidos del cuerpo, tales como médula ósea y tejido adiposo, tienen la capacidad de diferenciar y migrar hacia el sitio del daño y secretar factores de crecimiento o citoquinas. En diabetes de tipo 1, la insulina produce células, y las células B dentro de los islotes pancreáticos son destruidas por el sistema inmune. La implantación de células madre mesenquimales puede incrementar la secreción de insulina y aumentar el número de células del islote en el páncreas. Algunos estudios han mostrado también la habilidad de las MSCs de diferenciarse en células B, las que expresan el gen de la insulina, por lo tanto poseyendo la habilidad de revertir la diabetes mellitus. Sumado a esto, las MSCs pueden viajar desde su hogar hasta el sitio de la lesión, en este caso en islotes pancreáticos y en el hígado, donde pueden contribuir a la reparación y remodelado del tejido, así como mejorar la función metabólica. De acuerdo con los estudios de terapia celular de diabetes tipo 2, los pacientes han mostrado una reducción de los niveles de glucosa en sangre.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

Insuficiencia cardíaca congestiva

Las células madre mesenquimales poseen vastas capacidades terapéuticas y han mostrado potencial en el tratamiento de fallas cardíacas en escenarios preclínicos y algunos escenarios clínicos. Las células madre mesenquimales (MSCs) se diferencian en una variedad de células. A través del uso de MSCs, lo siguiente ha sido exitosamente observado: la inducción de la miogénesis y angiogénesis; la diferenciación de las MSCs trasplantadas en cardiomiocitos, las células vasculares endoteliales, y células musculares lisas; secreciones de grandes cantidades de factor de crecimiento endotelial vascular, factor de crecimiento de hepatocitos, adrenomedulina y factor de crecimiento insulínico tipo -1; mejora de las funciones cardiacas e inhibición del remodelado ventricular; y reducción de la fracción de volumen de colágeno en el miocardio. El mecanismo de acción primario para esta terapia celular es a través de efectos de la paracrina que incluyen la liberación de citoquinas, quemoquinas y factores de crecimiento que inhiben la apoptosis y fibrosis, aumentan la contractilidad y activan mecanismos endógenos regenerativos.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

Insuficiencia renal

La insuficiencia renal crónica, también conocida como falla renal crónica, es la pérdida gradual de las funciones en este órgano filtrante esencial. Los síntomas pueden no ser evidentes hasta que el riñón se ha perjudicado gravemente. En un estadio avanzado, la insuficiencia renal puede llevar a una peligrosa acumulación de líquido, electrolitos y desperdicios en el cuerpo.

El riñón está compuesto por nefrones, estructuras tubulares que son responsables por todas las funciones de este órgano particular. Los nefrones están alineados con células epiteliales tubulares, y la pérdida de estas células luego de un problema isquémico o tóxico juega un rol importante en la falla renal.

Las investigaciones muestran que las células madre mesenquimales (MSCs) pueden migrar al riñón dañado y restaurar las funciones y la estructura del mismo. Esta es una cualidad distintiva de las MSCs, que puede ser derivada de la médula ósea y del tejido adiposo, trasplantada al área dañada y diferenciada en células epiteliales tubulares.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

Insuficiencia hepática

La falla hepática es una condición potencialmente mortal que ocurre cuando el hígado está dañado sin posibilidad de reparación. En algunos casos, este proceso puede suceder gradualmente, a lo largo de muchos años, y puede ser difícil de diagnosticar porque los síntomas iniciales son comúnmente encontrados en muchas condiciones. En el caso de fallas hepáticas que ocurren como resultado de un deterioramiento a largo plazo, los tratamientos son inicialmente dedicados a rescatar tanto del hígado como sea posible, antes de que un trasplante sea requerido.

Las investigaciones han determinado que el trasplante intravenoso de tanto células madre mesenquimales (MSCs) como hepatocitos derivados de MSCs pueden rescatar al hígado con insuficiencia. Ha sido identificado que estas células madre, extraídas de tejido de médula ósea, cuentan con efectos regenerativos cuando son injertadas en el hígado de un receptor, potencialmente reduciendo la necesidad de un trasplante de órgano.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

¿Tiene preguntas? ¡Llámenos!

Nuestro equipo de expertos está aquí para ayudar.

954-510-3150