Llámenos para programar su consulta hoy mismo: 954-510-3150

Condiciones autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes se desarrollan cuando el sistema inmunitario del cuerpo equivocadamente ataca y destruye células y tejidos saludables. En algunos casos, una enfermedad autoinmune puede afectar varios tejidos corporales al mismo tiempo. Enfermedades autoinmunes normales incluyen esclerosis múltiple (EM), artritis reumatoidea y esclerodermia.

Las investigaciones han revelado que las células madre podrían funcionar como un catalizador para la modificación y, por lo tanto, la restauración de las respuestas del sistema inmune. Las células madre pueden también ayudar en la producción de procesos antiinflamatorios que podrían ayudar a ralentizar la progresión de la condiciones autoinmunes.

Haga clic en una condición médica para leer más información

Esclerosis múltiple (EM)

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune en la que las células inmunes atacan la vaina de mielina, incluyendo células nerviosas del cerebro y de la espina dorsal. Cuando las células nerviosas son desmielinizadas, su función es interrumpida, derivando en severos problemas físicos o cognitivos. Las células madre mesenquimales encontradas en distintos tejidos del cuerpo, incluyendo tejido adiposo y médula ósea, tienen la capacidad de diferenciarse en diferentes tipos de células tales como células nerviosas y oligodendrocitos. Los oligodendrocitos crean la vaina de mielina alrededor de los axones. Los estudios muestran que la desmielinización fue mejorada luego del trasplante de células madre, sugiriendo que la terapia con células madre es un potencial tratamiento para pacientes con EM. Además, las células podrían tener un efecto inmunomodulador y antiinflamatorio que podría llevar a una recuperación de las funciones de locomoción. Ensayos preclínicos han observado, a su vez, la migración de las células madre mesenquimales hacia el sistema nervioso central (SNC). Las células podrían inducir la producción de agentes neuroprotectores que ayudarían a preservar los axones en el SNC.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

Artritis reumatoidea (AR)

Las células madre tienen el potencial de reparar cartílago y tejido de articulaciones. Las MSCs pueden liberar factores inmunosupresores que ayudan a aliviar y evitar la progresión futura de la enfermedad. Además, la terapia con células madre puede promover la reparación de tejidos en daño en articulaciones causado por inflamación crónica. Las células madre mesenquimales también inducen la producción de células reguladoras T que pueden ayudar a regular las enfermedades autoinmunes. Estudios recientes sugieren que algunos pacientes pueden alcanzar una remisión estable luego del tratamiento con células madre, debido a la “reconfiguración” del sistema inmune.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

Esclerodermia

Las células madre pueden ayudar a mejorar la elasticidad de la piel y recuperar algunas funciones severamente perjudicadas por la esclerodermia. Las MSCs muestran propiedades antiproliferativas y antiinflamatorias, y pueden ayudar a reconfigurar el sistema inmune. Esto puede llevar a mejoras clínicas o a ralentizar el progreso de enfermedades autoinmunes como la esclerodermia. Las células T ayudan a regular las respuestas inmunes y pueden aumentarse con terapia de células madre, la que podría llevar a la remisión de la enfermedad autoinmune. Además, un beneficio terapéutico en el sitio de la inflamación puede ser percibido debido a la liberación de citoquinas y factores de crecimiento por parte de las MSCs, lo que puede resultar en efectos antiinflamatorios locales.

Haga clic en cualquiera de los artículos siguientes para más información:

¿Tiene preguntas? ¡Llámenos!

Nuestro equipo de expertos está aquí para ayudar.

954-510-3150